Ayto daganzo
Tramitacion on line

DOCUMENTO DEL MES DE SEPTIEMBRE 2017

DOCUMENTO DEL MES, Nº 16 SEPTIEMBRE 2017

TÍTULO

Real Provisión de Carlos II otorgando licencia a la villa de Daganzo para talar árboles en el Monte de la Matanza.

 

FECHA Y SIGNATURA

Fondo Municipal, Daganzo, 1682. Sig. N/2298/4

 

COMENTARIO

El documento que hoy presentamos es una Real Provisión mediante la que el rey concede licencia, previamente solicitada por el Ayuntamiento de Daganzo, para talar árboles en el Monte de la Matanza, perteneciente a los propios del municipio. Lo obtenido con la venta de la leña serviría para pagar las deudas con la hacienda real y los atrasos debidos a varias memorias.

La real provisión es uno de los documentos más solemnes de los que se expedían en la edad moderna. Se utilizaba para comunicar órdenes de los consejos, conceder mercedes, hacer nombramientos, otorgar ordenanzas municipales, notificar pragmáticas o resolver pleitos judiciales.

En el Archivo Municipal de Daganzo se conservan, reales provisiones, órdenes, cédulas y decretos, resultado de las comunicaciones entre la administración central y la villa de Daganzo en el período de 1642 a 1806.

En éste caso se solicita licencia para talar un monte de propiedad municipal, y es que el carbón vegetal y la leña, fuentes de energía fundamentales antes de la Revolución Industrial, fueron un factor muy importante en el retroceso del bosque. Las autoridades del Antiguo Régimen intentaron defenderlo, para ello la administración real generó una amplia legislación a la que se hace referencia en el documento.

“ porque además de ser contra las leyes de nuestros reinos, era necesario atender a la conservación de los montes..”

Aunque se otorgaba la licencia, se establecía un fuerte control para realizar la tala de árboles.

“que no se cortase encina por el pie, que la entresaca se hiciera con la asistencia de la persona de ciencia conciencia que fuésemos servido de nombrar para que se hiciese en conformidad de las leyes de estos nuestros reinos..”

Los municipios también comenzaron en el siglo XVI a establecer ordenanzas sobre la tala de árboles para proteger esos recursos, creándose oficiales para vigilar su cumplimiento, los guardias de montes.

Éstas medidas sirvieron de poco para conservar el arbolado, como prueba otro documento del Archivo Municipal de 1772, un Privilegio Real otorgado a la villa de Daganzo para reducir a tierra de labor, perpetuamente, las tierras de La Matanza y El Matorral, repartiéndolas a suertes entre los vecinos.

En el diccionario estadístico geográfico de Pascual Madoz 1845-1850, encontramos la siguiente referencia al Monte de la Matanza.

“hay un monte titulado de la Matanza que fue de encina, pero que se halla descepado..”

El Monte de la Matanza, situado a unos 5 km del casco urbano, hoy día cuenta con muy poco arbolado. Entre los vecinos de Daganzo se conoce por el nombre de Matasnos.

 

TRANSCRIPCIÓN

“Don Carlos por la gracia de dios Rey de Castilla de León de Aragón de las dos Sicilias de Jerusalén de Navarra de Granada de Toledo de Valencia de Galicia de Mallorca de Sevilla de Cerdeña de Córdoba de Córcega de Murcia de Jaén Señor de Vizcaya y de Medina. Por cuanto por parte de vos el concejo justicia y regimiento de la villa de Daganzo nos fue fecha petición se hallaba esa dicha villa muy molestada con ejecutores que estaban e iban a ella a la cobranza de diferentes débitos que se debían a nuestra real Hacienda de alcabalas, cientos, millones y otros derechos y asimismo estabades debiendo los réditos de un censo de dos mil ducados de principal sobre esa dicha villa estaba fundado a favor de las memorias que en la dicha villa de Algete había dejado el obispo de Málaga don Juan Alonso de Moscoso y otros de tres mil reales que se estaban debiendo a las memorias que en esa dicha villa había fundado María de Marías y María López su hija y también muchas cantidades de los réditos de los dichos censos de años atrasados porque asimismo se os estaba molestando con ejecutores por cuya causas esta dicha villa y sus vecinos se hallaban muy oprimidos y no podrían dar satisfacción de los dichos débitos por los cortos medios que tenían y necesidades tan notorias con que se hallaban habiades acordado en concejo abierto el que se venciese la leña de vuestro monte que esa dicha villa tenía suyo propio sin que hubiese en el parte ni aprovechamiento ni de una persona particular para que pudiese del fabricar hasta en cantidad de veinte mil arrobas de carbón para que con lo que procediese de dicha corta poder pagar las dichas cantidades entre sacándole mediante que estaba muy espeso y en el no podían entrar a pastar ganados así mayores como menores por lo cual y porque se evitasen muchas ocasiones que en el dicho monte sucedían por su mucha espesura y robos que solían acontecer nos suplicasteis os mandásemos conceder licencia y facultad para poder entresacar el dicho monte y de la leña que procediere de la dicha entresaca fabricar hasta en cantidad de las dichas veinte mil arrobas de carbón….”