Ayto daganzo
Tramitacion on line

DOCUMENTO DEL MES DE MARZO, 2017

DOCUMENTO DEL MES Nº 10, MARZO 2017

TÍTULO

"Autos criminales por parte de Teresa Calleja, vecina de ésta villa, contra su legítimo marido por malos tratamientos"

 

FECHA Y SIGNATURA

Fondo Municipal, Daganzo, 1788. Sig. N/2602/1

 

COMENTARIO

 

En el mes de marzo se celebra el día internacional de la mujer, por ello queremos rendir nuestro pequeño homenaje a las mujeres que sufren las consecuencias de la violencia de género.

El documento de éste mes deja constancia de éste grave problema que se viene arrastrando desde hace siglos.

 

La vecina de Daganzo Teresa Calleja, denuncia a su marido por malos tratos.

Después de un episodio de violencia, en el que casi pierde la vida, la causa criminal se presenta ante el alcalde, que entonces también ejercía las funciones de juez, y comienzan las declaraciones de los testigos y del cirujano que la atendió.

Todos ellos confirman los hechos, y declaran que llevan muchos años oyendo los insultos y suponiendo los malos tratos.

Como ocurre también hoy día en algunos casos, Teresa, finalmente, retira la denuncia alegando desavenencias conyugales, y su marido, preso en la cárcel municipal desde que los hechos fueron probados, es puesto en libertad.

 

TRANSCRIPCIÓN

“……Teresa Calleja, vecina de ésta villa y mujer legítima de Tomás de las Heras….me querello grave y criminalmente del indicado mi marido…………….Sin temor alguno a la justicia divina y humana me ha inferido repetidamente malos y crueles tratamientos ya de palabra y ya de obra, que he sufrido y tolerado con la mayor resignación y paciencia. No obstante haber sido continuada la serie de ellos, pero el suceso últimamente acaecido al amanecer del día 29 del mes próximo me presta el más justificado motivo romper los términos del sufrimiento, pues sin preceder otra causa más que su altanería y soberbia, cualidad en él inseparable, hallándome desnuda en la cama, para no perder su depravaba costumbre, me trató mal de palabra y pasando de ahí a las obras me golpeó con toda crueldad que en mi cuerpo permanecen las señales de varias contusiones que me causó,. Habiéndome relajado el hueso de la cadera izquierda, de cuyas resultas, temiendo su ferocidad me fui a casa de un vecino, en donde estoy en cama y me asiste el cirujano titular de ésta villa. Sin que sea de silenciar el extremo a que llegó su ira y obcecación, poniéndome como me puso un pie en el pescuezo, con el cual sino me hubiera valido del medio y arbitrio que me dispensó y proporcionó la ocasión de poderle morder en una pierna, sin duda alguna me habría privado de la vida…..….”