Ayto daganzo
Tramitacion on line

Noticia

07/03/2008
RESUMEN ÚLTIMA SESION DE LA ESCUELA DE PADRES

Este es el resumen correpondiente a las charlas coloquios dedicadas a la sexualidad.

EL DESARROLLO DE LA SEXUALIDAD

 

DESARROLLO EVOLUTIVO:

 

- PRIMEROS MESES: exploración del propio cuerpo y el de los demás mediante tacto y gusto.

- 2 – 3 años: Plena exploración del cuerpo. Podemos enseñarle a nombrar las partes, siempre con términos correctos.

Necesita identificarse con niño o niña, explícale las diferencias.

- 3 – 4 años: Edad de las preguntas embarazosas. Aumenta su curiosidad, va más allá en sus preguntas, “por qué él tiene pene y su hermana no…” o “¿de dónde vienen los bebés? – Crecen en la barriga de mamá hasta que se hacen grandes y avisan de que quieren salir.

- 5 – 6 años: Quiere saber más todavía, “¿cómo ha llegado el bebé a la barriga de mamá?”. Trátalo siempre con naturalidad y diciéndole la verdad, así tendrá confianza para preguntar siempre.

- 6 – 8 años: El diálogo puede ser complicado, en estas edades no suelen tener interés por la sexualidad. Los niños y niñas no se suelen mezclar en los grupos de amigos.

- Les puede dar pudor que les veas desnudos.

- Suele conocer aspectos íntimos de la sexualidad, aprovechar para explicarles temas relacionados como los cambios de su cuerpo en un futuro cercano, como el bebé crece dentro del cuerpo de la mamá, enfermedades, por qué los padres no se pueden quedar embarazados…

- 9 – 10 años: “lo que saben y lo que no saben”, es una etapa para aclarar ideas y conceptos equivocados.

- Dar explicaciones aprovechando temas de la vida cotidiana (tele, embarazo de un familiar…)

- Les puedes ir hablando de temas como el SIDA, embarazos, los cambios que van a experimentar sus cuerpos (más específicos)…

- 11 – 12 años: seguimos aclarándoles ideas y conceptos erróneos.

- Buen momento para hablarles del embarazo y las medidas preventivas.

- Transmitirles que una vida sexual activa implica responsabilidad.

 

COMO PODEMOS AYUDAR LOS PADRES A CREAR UNA ACTITUD POSITIVA ANTE LA SEXUALIDAD DE NUESTROS HIJOS

 

- Relacionar: sexualidad-bueno-placentero-Responsabilidad

- Dialogar permite decidir con Responsabilidad. Convierte la sexualidad en una conducta humana natural y positiva, que necesita ser desarrollada para el bien personal y el de la sociedad.

- Prohibir la expresión de la sexualidad, nos lleva a transgredir.

- Una educación sexual abierta quita lo "prohibido", lo "malo" de la sexualidad.

- Para desmitificar los tabúes sexuales es preciso tener una actitud positiva frente a la sexualidad y aceptar que es una expresión sicológica, social y corporal natural y positiva a la que tienen derecho los niños, los jóvenes, los adultos y los viejos.

 

- “Aceptar su existencia" para lograr una completa conciencia de su fuerza, sus consecuencias, y sus potencialidades.

- “Entregar la responsabilidad" a cada quien, es decir al actor, a la persona misma.

- "Que la sexualidad de nuestros hijos no nos pertenece” sino que es una expresión a la cual tienen derecho a acceder sin sentimientos de culpa, sin angustia, sin mentiras, es decir, con plena conciencia, con responsabilidad.

 

SUGERENCIAS PARA HABLAR DE SEXUALIDAD CON LOS HIJOS:

 

- Hable del tema como de cualquier otro.

- Evite que el diálogo sea una conferencia. Puede que esto reduzca su ansiedad, pero un niño en edad escolar no presta atención a 15 minutos consecutivos de conversación.

- Asegúrese de que su conversación no incluya solo hechos biológicos. Los niños y niñas requieren de valores, emociones y toma de decisiones.

- Cuando su hijo utilice una “mala palabra”, tranquilamente explíquele su significado y la razón por la que no debe usarla. Si usted se ríe estará reforzando su repetición. Sin embargo, si usted le explica que esto puede molestar a otras personas o que hay otras maneras de expresar un sentimiento en particular le estará modelando un vocabulario apropiado a sus hijos.

- Utilice una terminología correcta cuando se refiere a las partes del cuerpo.

- Asegúrese de hablar sobre la menstruación tanto con las niñas como con los varones y también sobre las erecciones.

- Incluya los temas sobre homosexualidad y prostitución. Estos temas están en los medios de comunicación y los niños y niñas sienten curiosidad sobre ello.

- Los niños en edad preescolar requieren de protección contra el abuso sexual.

- Ellos deben saber que es correcto decirle “no” a un adulto. Por ejemplo, se les puede explicar que hay personas adultas que no saben hacer amigos de su misma edad y en cambio buscan niños a quienes les piden hacer cosas que no deben hacer, como bajarse los pantalones o tocar sus genitales. Los padres deben decir al niño que se les quiere mucho y que si alguien le pide que haga algo así, o que guarde un secreto sobre eso, que se lo diga de inmediato a su madre o a su padre.

- No espere que su hijo o hija se convierta en un adolescente para hablarle sobre la pubertad. Los cambios físicos, tales como el aumento del busto, la menstruación y las descargas nocturnas, pueden aparecer antes de los 10 años

- Ayude a su hijo o hija a sentirse cómodo en buscarle cuando tenga dudas sobre el tema.

- No lo avergüence al decirle que “es muy joven para hablar sobre el tema”. Si el niño o niña tiene edad para preguntar es porque necesita entender algo.

- Si usted no sabe la respuesta a una pregunta, no se asuste en decirlo.

- Busque entonces ayuda en un libro, internet o un médico amigo que le pueda ayudar con los hechos.

- Una vez que haya contestado la pregunta, verifique si su hijo o hija lo entendió. Pregúntele si su respuesta era lo que quería saber y deje la puerta abierta para más preguntas en ese momento o en el futuro

- Esperar hasta la adolescencia para hablar sobre la sexualidad es esperar mucho tiempo.

- Esta información debe llegar a cada niño dependiendo de su edad, ya que le ayudará a tomar decisiones responsables en su vida y se prevendrán desórdenes sexuales a largo plazo.

 

 

 

 

 

ADOLESCENTES QUE JUEGAN A SER ADULTOS

 

 

- Por más temor, vergüenza y moralidad que se pueda tener, el educar afectivamente es responsabilidad de las madres y padres.

- Hacer hincapié sobre la educación afectiva de los adolescentes y no de sexualidad adolescente, ya que la vida afectiva no es solo sexo.

- Solo si se confunde sexualidad y genitalidad estamos dejando de lado el aspecto afectivo, el cual es el establecimiento de una relación de calidad con otro.

- La sexualidad es una realidad carnal, pero también psicológica, con unas determinadas exigencias éticas para que contribuya a la “plenitud de la persona”.

- De acuerdo a una perspectiva de la educación para el amor, existen varias dimensiones del mismo.

 

 

EDUCAR PARA EL AMOR (Denis Sonet):

 

 

1. Dimensión carnal:

 

Al hablar sobre este tema con nuestros hijos e hijas no podemos dejar de reflexionar sobre la belleza del cuerpo, la importancia de los órganos genitales, el acto sexual y del placer.

No debemos dejar fuera que un cuerpo debe ser cuidado para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

 

2 . Dimensión relacional:

 

La relación es la función esencial de la sexualidad y exige no solo el deseo, sino también la acogida, la apertura y la atención al o la otra persona.

Se habla de la ternura, la comunicación y la duración.

 

3. Dimensión procreadora:

 

Lo que en el animal es la finalidad esencial de la sexualidad -la supervivencia de la especie-, es en el ser humano una finalidad importante y la más arcaica.

 

4. Dimensión social:

 

Si la sexualidad se expresa con ritos, en el marco de instituciones como el matrimonio, es que tiene su importancia en toda vida social. La nueva pareja asegura la continuidad de la sociedad.

 

5. Dimensión Espiritual:

 

El amor es más que amor. Si hace cantar los corazones de los poetas, es que tiene una función mística.

Si usted es una madre o padre preocupado de cómo abordar este tema con sus hijos, es mejor que le preste atención a estas recomendaciones de Sonet.

 

 

- La mayoría de las madres y padres hablan con sus hijos e hijas de postergar sus deseos sexuales, de anticoncepción, de enfermedades de transmisión sexual e incluso de embarazos y abortos. Pero debemos ser firmes en resaltar que esto es sólo una parte de la sexualidad.

- “Vivir una sexualidad plena y feliz es, de hecho, tejer una relación satisfactoria con un ser diferente”. Y recordemos también que estas serán las bases de una vida sexual sana con su futura pareja, con lo cual podemos prever muchas de las insatisfacciones y disfunciones sexuales.

 

Las primeras relaciones de los adolescentes serán la base sobre la que se construirán sus relaciones futuras, y ningún padre o madre quiere que su hijo sufra desencantos que se pudieron prever y que incluso pueden llevarlos a entrar y salir de una a otra relación.

 

¿Entonces qué podemos enseñarle a nuestros hijos e hijas?

 

- Las alegrías de la relación:

Es ayudarle al o la adolescente a descubrir que la sexualidad no es sólo la satisfacción de una necesidad, sino la acogida de otro con todo cuanto es, y que la comunicación y la expresión de ternura son las condiciones indispensables para una vida sexual.

 

- La diferencia:

 

Los géneros se complementan. La idea de que uno es mejor que el otro no debe existir. Ni chicas bobas, ni chicos machistas. La idea de los estereotipos detiene el crecimiento emocional.

 

- El respeto:

 

A nadie le gusta ser tratado como un objeto. Todo ser humano quiere ser respetado como persona. El adolescente tiende a ver al otro como un instrumento de placer destinado a satisfacerlo. El y la adolescente deben tomar conciencia de su propio deseo de ser respetado, a considerar al otro persona y no un artículo de consumo.

 

- Es ayudar al y a la adolescente a aceptar el derecho del otro a sentir y reaccionar a su manera, es también el ayudarlo a aceptar el consentimiento o el rechazo de la otra persona y a tener paciencia.

 

- Responsabilidad:

 

Es aprender las consecuencias de sus actos. Es aprender a sentir lo que se dice y no a decir lo que el otro quiere escuchar para satisfacer una necesidad.

 

- Mirar hacia el futuro:

 

Para el adolescente el futuro es algo lejano, incluso puede parecerle hasta peligroso. Por eso los padres deben escuchar sus temores, darle sentido a sus vidas y aliento dentro de un mundo pesimista.

 

- Dialogar:

 

Es nuestro recurso más fuerte como padres y madres. Significa escuchar y permitir que expresen lo que sienten, comprender y empatizar con la emoción.

 

 

 

 

 

¡BUEN VIAJE.!