Ayto daganzo
Tramitacion on line

ZEPA

Zona especial de protección de aves

La Directiva 92/43/CEE, presenta como objetivo «contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres en el territorio europeo de los Estados miembros al que se aplica el Tratado».

La designación de un territorio como ZEPA se realiza tras la evaluación de la importancia del lugar para la conservación de los hábitats de las aves incluidas en el anexo I de la Directiva Aves. En el caso español, son las Comunidades Autónomas las que declaran las áreas ZEPA. En la Directiva Hábitat se recoge expresamente que las Zonas Especiales de Protección para Aves (ZEPA) ya clasificadas como tal o las que se clasifiquen en un futuro se integrarán junto a los LIC (Lugares de Importancia Comunitaria) en la Red Natura 2000.
Con fecha 4 de junio de 1992 la Comunidad de Madrid declaró la ZEPA nº 139 “Estepas cerealistas de los ríos Jarama y Henares” debido a la presencia aunque fuera temporal de 28 especies de aves incluidas en el Anexo I de la Directiva 79/409/CEE. Según la Agencia de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid (AMA,1995) la ZEPA fue declarada además de por existir las especies mencionadas en la tabla , por la presencia más o menos continuada de halcón peregrino, martinete, avetorillo, cigüeña blanca, aguilucho lagunero, cernícalo primilla, sisón, ganga ibérica y ganga ortega, y sobre todo por cumplir los criterios numéricos para aguilucho cenizo, aguilucho pálido y avutarda.

La ZEPA ES0000139 abarca 33.898 ha de 16 términos municipales de la Comunidad de Madrid, con una altitud entre 610 y 820 m, y con superficies dedicadas principalmente al cultivo de cereal. Se encuentra situada en el este de la Comunidad de Madrid, a lo largo de la rampa que conecta la sierra al norte de la Comunidad de Madrid y la fosa fluvial del Tajo al sur. Se encuentra comprendida entre los cauces de los ríos Jarama y Henares y sus límites generales son el límite provincial, las carreteras M-206, M-114 y M-103 y, en su borde sur, la base aérea de Torrejón de Ardoz y la población de Alcalá de Henares, en la que penetra hasta el casco urbano.

Superficie ocupada por la ZEPA nº 139

A partir de la Directiva Hábitat, transpuesta a la legislación nacional mediante el Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, se creó la Red Natura 2000, que engloba los parajes naturales mejor conservados de la Unión Europea. Para componerla, cada Estado, y en el caso de España, cada Comunidad Autónoma, debía presentar su correspondiente propuesta de lugares para incluir en la lista de espacios LIC (Lugar de Importancia Comunitaria). Así, la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid elaboró una propuesta de declaración de zonas LIC.

Como consecuencia de ello la totalidad de las 33.898 ha. de la ZEPA nº 139, junto con los cursos fluviales y sus riberas (100 metros de margen a cada lado) del tramo alto del río Jarama y el río Henares, a su paso por la Comunidad de Madrid y una serie de cantiles y cortados asociados a dichos cursos fluviales con importancia para diversos taxones (nidos de aves rupícolas y refugios de Quirópteros principalmente) se incluyeron, en abril de 1999, en una propuesta de Lugar de Importancia Comunitario denominado “de las cuencas de los ríos Jarama y Henares”. La superficie incluida en este nuevo espacio fue de 36.123 hectáreas.

El interés natural de las “Estepas cerealistas de los ríos Jarama y Henares”, radica en las importantes poblaciones de aves esteparias que alberga, dado que se mantiene aún un sistema de producción agrícola extensiva, lo que representa un modelo sostenible de equilibrio entre el medio natural y la subsistencia económica de la comarca.

El hábitat de la zona de estudio se corresponde, en su mayor parte, por paisajes agrícolas con una vegetación, por tanto, de secano, con eriales, barbechos, rastrojeras y cultivos de trigo y cebada. En las zonas no utilizadas para el cultivo aparecen las etapas seriales del encinar con los retamares, tomillares, jarales y espartales. El encinar queda relegado a unas pocas zonas situadas al norte del término, coexistiendo con pinares de repoblación.

La vegetación de ribera está muy poco representada en el territorio, quedando relegada a la ribera del río Torote, aunque también deben considerarse otros cursos de agua como el arroyo del Monte. En la ribera de estos ríos, y sobre todo en el Torote se pueden observar carrizos y espadañas, choperas con álamo negro (Populus nigra) y blanco (Populus alba) y un estrato arbustivo formado por un sotobosque espinoso y lianoide con majuelos, rosales, zarzamoras, saucedas, tarayales y juncales. Este hábitat es de gran interés para la fauna local y representa un corredor verde muy importante para toda la comarca sirviendo de zona de cría y refugio a numerosas especies de la zona.

Podemos destacar la importancia de los sistemas agrícolas existentes en el término municipal, que permiten la existencia de especies esteparias presentes en gran número, como la avutarda, el sisón, y los aguiluchos, entre otras, por lo que este término es de vital importancia para el conjunto de la ZEPA nº 139 “Estepas Cerealistas de los ríos Jarama y Henares”.